Sobran motivos para ver el F&B como un elemento estratégico en la afluencia de clientes, la generación de opiniones positivas, la aportación de ingresos y el aumento del RevPAR.

El F&B hotelero entra en un punto de no retorno. O las empresas lo hacen despegar o muchos hoteles caerán al montón de los invisibles.

Según la OMT (organización mundial de turismo) más de un tercio del gasto de un turista se dedica a la alimentación.
Está demostrado que la gastronomía es el atractivo más valorado por los turistas que visitan un país y cada vez hay más gente cuyo motivo principal para viajar es la gastronomía.
Ante esta nueva realidad ya no sirven las respuestas que se daban antes del estado de alerta.
Entramos en una nueva era que trae consigo un cliente hiperconectado, superinformado y ahora mucho más exigente y crítico que lo era antes del 13 M.
Ello obliga a los hoteles a innovar en la gestión de sus departamentos de F&B y no cualquiera puede hacerlo con éxito.
Desde EL CLUB TOP F&B, formado por los directores corporativos de las principales cadenas hoteleras de España y por reputados profesionales, creemos que ya ha llegado el momento de re-evolucionar la gastronomía hotelera recuperando el papel perdido que tuvieron los restaurantes de hotel hasta entrada la década de los 80 del siglo pasado.
La Gastronomía y el servicio siempre han sido pilares de fidelización y de diferenciación para el cliente hotelero de calidad. Lo tuvo claro Ralph Hitz (1891-1914) cuando Introdujo por primera vez el aire acondicionado en los comedores: “la gente come más cuando está a una temperatura apropiada. También Ellworth Statler (1868-1928) desarrollando el servicio a la mesa con servilletas, vasos, agua con hielo, bolas de mantequilla, etc…o el propio fundador de Sheraton, Ernest Henderson (1897- 1967), cuando creó el sistema de crédito para los clientes.
Hoy más que nunca los factores clave para que un F&B tenga éxito pasan por sumar un buen concepto, un servicio amable y profesional y una oferta única y autentica.
Para lograrlo el hotel precisa un f&b que provoque sensaciones en los clientes. Se trata de diseñar momentos únicos que se transformen en recuerdos imborrables… Porque solo las sensaciones que recordamos, las que nos hacen querer revivir un acontecimiento importante, están directamente ligados a los sentidos.

En un mercado tan competitivo y sobrepoblado como el actual, en el F&B se juega la mayor parte de la satisfacción, el enganche, la fidelidad y las opiniones de los clientes que eligen un hotel.
La mayor dificultad para conseguir hacer diana entre las expectativas de los clientes y la gestión del PRIME COST (materia prima + personal) radica en el tiempo que requiere un departamento de F&B para conseguir crear un equipo armónico, coordinado, eficiente y rentable.
El punto medio entre el derroche y la miseria lo marca la competencia consciente de un buen profesional, que sea capaz de combinar su experiencia con nuevas alternativas ya experimentadas con éxito.
En cualquier caso ya es hora de empezar a pensar cómo recibirá el cliente la reapertura del mercado. Toca preocuparse por la repercusión que pueden tener las medidas adoptadas para la marca de un hotel en el medio y el largo plazo.
Las empresas harían bien en no precipitarse reduciendo a mínimos las plantillas de F&B sin tener considerado cuales serán las necesidades que precisaran para afrontar con garantías el repunte la actividad. No sería una buena decisión porque provocaría la desnutrición del único departamento capaz de constituirse EN UN PRODUCTO TURÍSTICO – LOCOMOTORA” La gastronomía será determinante está temporada para aumentar la liquidez, mejorar la rentabilidad y/o para poder dar más valor a la tarifa que se ofrecerá a los clientes.
Los clientes van a salir de su encierro con muchas ganas, con más exigencia que nunca y no van a tolerar un buffet mediocre, una cesar del montón, un servicio lento o una cerveza caliente.
Ya no irán al restaurante a desayunar, comer o cenar. Van a querer descubrir algo o a que les sorprendan gratamente con algo nuevo. Algo que contar cuando regresen a sus casas.
Son los directivos, gerentes y propiedades quienes quedaran retratados por los resultados que proporcionen las medidas que han tenido que adoptar para poder sortear esta crisis. Pero que nadie se engañe, en los mandos intermedios es en los que va a caer a plomo toda la responsabilidad de lograr, con una plantilla mermada por las circunstancias y sin una pretemporada previa en la que curtirse, satisfacer las expectativas de unos clientes con el nivel de exigencia más alto de la historia turística.
En consecuencia, las empresas deberían empezar a preguntarse si sus mandos están preparados para gestionar todo lo que se les viene encima y de qué forma pueden ayudarles para anticiparse al cambio
Para ayudarle, si este es su deseo, a CONSEGUIRLO, les invito a participar en el seminario GESTIÓN DE GUERRILLA PARA APRENDER A GESTIONAR CON ÉXITO EL F&B DEL 2020.
Un plan de choque que facilitará a todos los profesionales de F&B, tanto la concienciación en la cultura gastro-turística como la mejora de la calidad en la gestión de restaurantes y departamentos de F&B, sin olvidar el fomento del trabajar en equipo para no quedarse en anclado en las quejas y las reivindicaciones huecas.

Como siempre quedo a su disposición en info@lalolaandco.com para ayudarle a mejorar los resultados de F&B.