Por fin ve la luz mi nuevo concepto » Lobby 1906″. Se trata de un exclusivo espacio ubicado en la Via Augusta 82 de Barcelona y que puede implantarse en los hoteles más prestigiosos para,  además de proporcionar una exclusiva experiencia gastronómica, alargar la vinculación con el cliente tras el check out.

La  polivalencia del modelo también permite ubicarse en empresas  que quieran disponer de un espacio de trabajo más gastronómico o en locales a pie de calle como franquicia gastronómica.

Me embarco en un nuevo proyecto,  en plena pandemia,  porque soy un HOSTELERO DE TRADICIÓN que lleva la vocación en la sangre, un EMPRESARIO LIBRE que hace lo que le gusta, un CONSULTOR HONESTO que  no habla de oídas y un  COACH que siempre está CONTENTO  porque hago crecer, mejoro los resultados de mis clientes  y sobretodo  “práctico lo que aconsejo”… y es que, si  dedicándome como lo hago a la consultoría estratégica de restaurantes y F&B y recomendando a mis clientes que aprovechen las oportunidades, que encaren la temporada como una ocasión para reforzarse y aconsejando que no son tiempos para quedarse quietos esperando a que las cosas sucedan, ¿Qué tipo de profesional seria si no predicara con el ejemplo?,

Sin pasión hay defunción. Para poder sobreponerse a las dificultades hay que ser optimista, sentir euforia por aquello que realizamos y aplicar mucho sentido común.

El orden natural pasa por Ser, pensar, hacerlo y luego trasmitirlo. A la inversa nunca ha funcionado.

En épocas de crisis la supervivencia  pasa por innovar para no quedarse anticuado,  lo arriesgado es no hacer nada, la amenaza es acabar parado y la ruina es no adaptarse y quedarse descatalogado.

Al fin y al cabo lo  fácil es hablar, lo difícil es aprender y lo complejo es conseguir que las cosas se conviertan en realidad.

La confianza es una variable que aporta seguridad, pero el exceso de confianza puede provocar un “menosprecio” de la valoración del riesgo y es, en ese preciso momento, donde la experiencia, del latín experientĭa, derivado de experiri, «comprobar», se convierte en  un valor que aumenta las opciones de éxito.

Ni entiendo cómo algunos pueden contratar asesores/formadores sin experiencia propia acreditada, ni  cómo se puede asesorar sin conocer los problemas de primera mano y sin provenir del entorno.

La ausencia de práctica real aumenta el riesgo de  equivocarse, de confundir objetivos con sueños y convertir  los resultados en una pesadilla.

La mediocridad en la hostelería ya no es deplorada, sino promovida. Se ha convertido en un sistema.

«Los mediocres siempre se organizarán para adularse unos a otros, se asegurarán de devolverse los favores e irán cimentando el poder de un clan que irá creciendo atrayendo a sus semejantes». «Es un círculo vicioso».

No obstante cada vez hay más expertos, algún@s muy buen@s, otros muy malos y muchos directamente mediocres . Salen de debajo de la tierra y no hay filomena ni pandemia que los detenga.

Tengo claro que es más peligroso un profesional mediocre que uno directamente malo.

Más sabe el consultor por hostelero que por consultor.

En fín… Siempre habrá quien quiera comprar sueños, quien se enamore de la retorica y quien se quiera engañar con la mentira que más le convenga.

En cuanto a mi nuevo concepto, las puertas están abiertas para todos los hosteleros que deseen pasar un buen rato sin renunciar a su parte más gastronómica.

Para acabar, si me lo permite, quisiera aportar algunos tips para los que desean emprender en tiempos de pandemia y que son un anticipo del próximo escrito de mi blog.

1.  No te hipoteques, no arriesgues lo que tengas.

Yo lo hice en el 2010 y casi no salgo vivo.  Desde entonces he creado tres conceptos que no superan los 30.000 euros de inversión.

Yo te recomiendo que busques alternativas para financiarte y no gastes todo en la inversión inicial.

2. Controla el “Burn rate”

El ratio de quemar dinero que es lo que provoca la inmensa mayoría de los fracasos …  el mío no fue la excepción.

Mi nuevo concepto lo he ido haciendo poco a poco, controlando la velocidad de salida del dinero, tratando de ir reponiéndolo  y asegurando un fondo para el inicio.

Piensa que siempre necesitarás algo de pólvora para superar los primeros obstáculos.

3. Céntrate y no te disperses.

Para emprender sin capital necesitas centrar tu oferta en un pequeño stock de productos. Debes especializarte  y tener claro que ya habrá tiempo de dimensionarte,  pero para empezar   “más vale poco bueno que mucho mediocre”.

4. Sé una opción económica para que puedas hacerte con una masa crítica rápidamente.

La pandemia ha aumentado la conciencia de gasto. Baja los precios hasta donde te sea posible. La fidelización nunca será rápida y buena a coste 0. A mí siempre me ha funcionado, he necesitado tiempo pero es que a veces no es una cuestión de recursos sino de tiempo… 9 mujeres no pueden tener un bebe en 1 mes.

Y ya por último, no tengas prisa

Por muy bueno que sea el negocio no quieras crecer hasta que logres un flujo constante de ingresos que te permita comenzar a expandirse sin poner en riesgo tu concepto.  Que no te pase lo que me pasó a mí con mi colmado 1917, que era (y es) un concepto tan bueno que quise crecer rápido y en precario y, al final, solo conseguí atraer buitres, muertos de hambre e inconscientes,  entregarles la idea de negocio, regalar know how y perder mucho tiempo. Tras más un lustro años reculando para pulir y mejorar el concepto, en marzo empezamos ya a poner los cimientos para expansionar mi gran concepto de 18 m2.

En cualquier caso… si quieres resultados distintos, empieza a ser  hora de hacer las cosas de otra forma.